¿ME DA MI CALAVERITA?

NOTA: Aqui en el editor de entradas

todo se ve bien pocas pulgas, pero

creo que no se vé igual

en el blog.

Disculpen las molestias

:S

A continuación algunas "calaveritas", tomadas de muy diversas fuentes:











A la tortillera

Comenzaremos, señores,
con Juana la tortillera
que vende buenas tortillas
pero están tan amarillas
que dicen que es calavera.




Al barbero (peluquero) de barrio

Muchos prodigios hiciste
con el pelo y con la barba
por eso no se te escarba
la losa en que sucumbiste.
Algunas cortadas diste
a la gente pasajera.
Mas ahora por tu tontera
yaces dentro de una mortaja,
con tijeras y navaja
para tuzar calaveras.




Al carpintero de afición

Tu hiciste mucho primores
como fueron malas puertas
unas torcidas o tuertas
y otros malos mostradores.
Pero en fin, tus valedores
que te quisieron de veras
vienen todos con sus ceras
y muy piadosos a verte
que estás por tu infausta suerte
entre tantas calaveras.





A la enchiladera (seria como... hummm... la que vende gorditas y quecas y esas delicias)

En la pulquería se sienta
Panchita la enchiladera
que hace muy buenas chalupas
pero siempre está en disputas
y le han puesto calavera.





Al gendarme (jajaja nada que ver con los de la pefepe)

Gendarme de profesión
murió con recuerdos malos,
resultado de los palos
que dio con su ocupación;
se fue con resignación
en busca de unos trompetos,
y aquellos malos sujetos
me lo apalearon un día
y fue a la difuntería
a cuidar los esqueletos.





Al tendero

Don Catarino el tendero
que siempre está de montera
vende los chiles tan viejos
que no son más que pellejos
y por esto es calavera.

Las "calaveritas" constituyen, desde hace mucho tiempo, parte del folklore urbano vinculado a los festejos de Días de Muertos. Actualmente, resultan casi inseparables del clima generado por las calaveras de azúcar con ojitos de papel brillante, el pan de muertos, las calacas móviles, los juguetes y miniaturas populares con esqueletos y el papel calado con motivos afines. Las "calaveritas" son versos populares breves, por lo general satíricos y burlones, mediante los que se ironiza sobre algún individuo o personaje al cual van dirigidos. Están escritos a modo de epitafios y es muy común tratar al aludido como muerto, vinculándolo a expresiones cómicas de su actividad, profesión, cargo o atributo, con absoluto desenfado por su poder o posición social. Las "calaveritas" como expresión poética popular y las "calaveras" de Posada como manifestación plástica de ese sentimiento tragicómico de la vida, llegaron entonces a una síntesis perfecta e ilustran de un modo inigualable un momento histórico preciso. Estas hojas volantes, al igual que las que ilustraban los "corridos", las "coplas", los "ejemplos" y otros reclamos públicos de justicia, eran voceados por los vendedores en las calles y muchas de ellas adquiridas por personas iletradas que aprendían de memoria los versos y los recordaban a través de sus magníficas ilustraciones. Cuando Gerardo Murillo, más conocido como el Doctor Atl, publica en 1921 su trabajo Las Artes Populares en México, reproduce un artículo de Nicolás Rangel aparecido en "Revista de Revistas" en el que se sostiene que el taller de Vanegas Arroyo lanzaba casi diariamente millares de hojas satíricas, que eran consumidas a las pocas horas. Para esto se requería un verdadero ejército de voceadores, jóvenes y viejos, que muchas veces sacaban las impresiones al fiado y las pagaban con el producido de su venta, "los rapsodas de callejas y plazuelas, que, con la música más en boga, cantaban los versos que salían de las prensas...". También relata allí que durante el velatorio de Vanegas Arroyo "los desarrapados papeleros pidieron la gracia de permitirles formar la Guardia de Honor a su Don Antonito, durante el día y toda la noche, hasta que...fue a descansar para siempre, en el Panteón de Dolores". Ningún homenaje parece más apropiado para quien facilitara la difusión de tantas "calaveritas". La imaginería de las calaveras como expresión plástica, con posterioridad a Posada, fue retomada por numerosos artistas mexicanos, entre ellos los grabadores agrupados en el Taller de la Gráfica Popular y en la actualidad el famoso pintor oaxaqueño Francisco Toledo continúa produciendo notables obras inspiradas en esa temática.


Comentarios

Reyni Ramirez ha dicho que…
ola!! t deje un premio en mi blog!! saluditos
Fernando Manda ha dicho que…
pos yo si quería leer todo, pero como que alguien no supo usar el "copy-paste" XD
RUBICITA ha dicho que…
Hola nell jejeje estuvo bueno el post saludos!
Fernando Manda ha dicho que…
yeap, ahora si se ve mejor :D

que tengas feliz día de muertos y ojalá te consigas un chorro calaveritas de azúcar :)
Jaquelin Reyes ha dicho que…
Jejejje estan buenass.
PAsala chido,saludos.

Entradas populares de este blog