Iluminar espacios, el sol


La luz del día es la mejor opción par ailuminar un espacio, no hay porque usar lámparas cuando tenemos la posibilidad de usar al sol como nuestro  iluminador.
Pero que hacer para ganar iluminación?

Según la ubicación de las ventanas, en el centro de una pared, en una esquina o en un ángulo, la cantidad de iluminación que recibirá puede variar significativamente. Cuanto más alto estén ubicadas, menos intensa es la luz que entra, pero es más uniforme.
Los domos son otra opción para iluminar un ambiente y son ideales para ambientes profundos o pasillos oscuros, otorgando mayor uniformidad en la iluminación. Pero en un área de trabajo provocan sombras más profundas.
Cortinas, hay de varios colores, materiales, texturas, formas, plisados, atados o unirdas. Cada quien (en especial las mamás) escoje un toque más personal, ya sea elegante, juvenil, moderno o informal.

Hay quienes usan dos capas, la capa que queda junto a la ventana debe ser semi transparente y de color claro para permitir que la luz logre entrar en mayor cantidad. En general son telas poco tupidas y con tramas abiertas, como la gasa y el lino.


La otra capa de cortina debe ser gruesa y de preferencia que no deje pasar la luz, ya que esta se abre en las noches y por lo regular, no queremos que los vecinos o curiosos nos vean.

Con las plegables no hay mucho problema porque son atenuables. Solo hay que tener en cuenta que si abrimos la ventana al mojarse se hechen a perder, como los carrizos.
La elección de la pintura de las paredes tiene relación directa con la iluminación.
En un espacio monocromático donde, por ejemplo, predomina el blanco, la intensidad de la luz será más fuerte. El blanco amplía visualmente cualquier espacio pequeño.
Conectar ambientes con aberturas y arcos genera una mayor luminosidad. Además de ampliar visualmente el espacio, las aberturas permiten una mejor distribución de la luz por los ambientes.
Una cocina con poca luz, inmediata a un comedor bien iluminado, puede integrarse con una barra de desayuno en lugar de la pared, compartiendo la claridad de un ambiente a otro.


Las puertas con cristales y las puertas corredizas son recursos útiles para separar ambientes sin obstaculizar el paso de la luz.


Las maderas claras y con poca veta ayudan a dar luminosidad, ya que reflejan en mayor medida la iluminación que entra al espacio.
En general, en espacios pequeños o con poca opción a iluminación natural es muy recomendable utilizar un mobiliario lo más cercano al blanco para reflejar la luz que entra.


N

Comentarios

Entradas populares de este blog